Trabajadores de la CAPA resuelven a diario problemas en infraestructura dañada y abandonada por décadas