Políticas públicas y acciones validadas por la sociedad, prioridad para la Oficialía Mayor