La suma de voluntades posibilita la acción social