Familias que esperaron hasta 20 años ya tienen sus títulos de propiedad