El registro de marcas industriales abre nuevos mercados para los productores del sur