Demostró Quintana Roo fortaleza y resiliencia turística en 2018