Con más energía eléctrica en comunidades rurales, se disminuye la desigualdad