Mensaje del gobernador Carlos Joaquín dirigido al pueblo quintanarroense en relación con el Tercer Informe de Gobierno, en el Museo del Mestizaje de la ciudad de Chetumal, que contiene resultados del cambio

Señoras y señores.

Hace unos momentos cumplí con la disposición constitucional de entregar mi informe al Congreso del Estado.

Estaba previsto que yo acudiera a escuchar los posicionamientos de los distintos partidos políticos y a dar mi mensaje como lo he hecho los dos años anteriores, sin embargo, los asuntos internos del Poder Legislativo que respeto como demócrata, no lo permitieron.

Y aquí estoy para dar mi mensaje a todos los quintanarroenses.

Estamos justo a la mitad del camino…

De evaluar acciones y retroalimentar nuestra gestión.

No debemos perder la perspectiva de dónde venimos y a dónde vamos.

Recordemos que apenas hace un poco más de tres años nos embargaba la desesperanza.

La exigencia concreta fue que había que terminar de una vez por todas con la impunidad.

Con la corrupción,

con la falta en la rendición de cuentas,

con el autoritarismo,

con el cinismo político,

con la desigualdad.

Decidimos entonces que era el tiempo del cambio.

Un cambio con memoria. Sin vuelta atrás.

Un cambio con unidad y con visión de futuro.

Entendimos que sólo juntos, gobierno y sociedad podíamos vencer todos nuestros rezagos y retos.

Impulsar el cambio no es nada fácil.

Después de recuperar las riendas de nuestro futuro, hay que luchar todos los días para combatir las inercias y rechazar las reacciones de quienes ven afectados sus intereses.

Los cambios profundos requieren paciencia y no hay soluciones mágicas.

Quiero dejar muy en claro que hoy Quintana Roo sabe hacia dónde va.

La agenda del cambio es clara.

• Quienes infringen la ley y dañan a la sociedad, saben que serán castigados.

• Libertad de expresión absoluta para todos, sin ningún tipo de represión.

• Transparencia del gasto público y rendición de cuentas permanente ante la sociedad.

• Democracia y pluralidad política.

• Respeto y cuidado del medio ambiente.

• Reducción de la desigualdad, en todas sus vertientes.

Esas son las asignaturas.

No nos hemos detenido y no pararemos.

Vamos juntos por un estado fuerte, incluyente y con oportunidades para todos.

Empecemos por resaltar los avances concretos en la lucha contra la impunidad.

Desde el primer día, fui claro, ¡En Quintana Roo, quien la hace, la paga!

Y así ha sido.

Trátese de quien se trate.

Para combatir la deshonestidad en el servicio público, a través de la fiscalía anticorrupción, se han abierto 856 carpetas penales de investigación.

Hemos logrado hasta ahora, recuperar casi mil 200 millones de pesos de los muchos que fueron saqueados a los quintanarroenses.

Se han instaurado 298 procedimientos administrativos de queja y responsabilidades en contra de funcionarios y ex funcionarios.

Tenemos los más altos índices de efectividad en la aprehensión, vinculación, reclusión y enjuiciamiento de quienes violan la ley y agredieron a la sociedad.

Tan solo en este año, de enero a agosto, han sido encarcelados más del triple de probables delincuentes, que en todo el 2018.

¡Con justicia para todos, estos son los resultados del cambio!

Necesitábamos recuperar nuestros equilibrios hacendarios para tener más recursos para nuestra gente.

En materia financiera, Quintana Roo y sus municipios estaban quebrados, con sus ingresos comprometidos por los próximos 20 años.

Nos dejaron una herencia donde cada uno de nosotros debíamos casi 14 mil pesos.

De esto pueden dar testimonio las autoridades municipales que aquí nos acompañan.

La deuda que heredamos, ha sido un problema central.

El camino correcto ha sido trabajar por un mayor crecimiento de nuestra economía, con una política hacendaria ordenada, responsable y austera.

Con esos objetivos, logramos sanear nuestras finanzas, lo que nos ha permitido invertir más para que la gente viva mejor, sin pedir peso alguno.

Pagamos adeudos pendientes al Issste, Fonacot y Fovissste por 811 millones de pesos, para hacerles justicia a los maestros que habían sido defraudados.

Hoy, nuestra disciplina financiera nos posiciona en el segundo lugar nacional en generación de ingresos propios en relación a los ingresos totales del gobierno.

Teníamos que ser eficientes en el manejo de los recursos, pero también nos comprometimos a ser transparentes y rendir cuentas serias y responsables.

Así lo estamos haciendo, en el índice de transparencia de la información fiscal, avanzamos del lugar trece a la posición cuatro.

Y en transparencia y gobierno abierto, del último lugar en 2016, hoy somos el tercer estado más transparente de México.

Para ello la participación ciudadana fue fundamental.

Conformamos 460 comités de contraloría social integrados por más de 7 mil 500 vecinos.

A través del portal “vigila tu obra” tu puedes monitorear la licitación, planeación, ejecución y entrega recepción de las obras públicas.

Te convoco a seguir haciéndolo.

Instrumentamos un modelo de blindaje anticorrupción en materia de adquisiciones y administración de recursos materiales.

Hoy casi el 80 % de nuestras compras son por licitación pública y abierta, cuando antes eran solamente el 2%.

Y sólo el 18% son por adjudicación directa cuando antes era el 90%.

En estos primeros tres años, este gobierno no ha expedido ninguna concesión de transporte público.

Ninguna patente gratuita para bebidas alcohólicas.

Y ninguna notaría.

Y lo que sí hemos hecho es elaborar leyes que regulan su expedición.

Con ello erradicamos las prácticas clientelares y corruptas.

Finanzas sanas, transparencia gubernamental y servicio público profesional y honesto, son resultados del cambio.

En materia económica, el cambio se cristaliza en dos frentes:

1.- Consolidar el liderazgo turístico.
2.- Impulsar la diversificación económica.

Los tiempos del cambio implicaban mantener el liderazgo turístico, protegiendo las condiciones para incentivar la inversión productiva, diversificar la economía e impulsar el empleo.

Juntos los enfrentamos y juntos avanzamos.

La unión es la clave.

Las estrategias de promoción, fomento y desarrollo de producto, entre el gobierno, los empresarios y los prestadores de servicios, funcionan.

Seguimos siendo el principal destino de américa latina.

En los 3 años de gobierno recibimos más de 58 millones de visitantes, con una derrama económica de casi 40 mil millones de dólares, que representan más del 40 por ciento de todas las divisas por turismo que llegan al país.

La infraestructura hotelera cuenta con más de 105 mil habitaciones y mantiene una ocupación promedio de casi 80 por ciento, muy por arriba de la media nacional.

Ello sin contar con los turistas que se alojan en cuartos ofertados en plataformas de hospedaje, que suman más de 23 mil alojamientos.

Otro dato clave es que, gracias a la confianza generada, hoy contamos con una inversión nacional y extranjera directa de casi seis mil quinientos millones de dólares.

Tenemos una gran conectividad internacional y nacional.

Cancún es el aeropuerto del país con más pasajeros extranjeros, superando al aeropuerto internacional de la Ciudad de México.

Y en los últimos tres años se confirmaron 80 nuevos vuelos que amplían la conectividad.

Quintana Roo es la entidad número uno en el país en el arribo de cruceros;

En estos 3 años de gobierno alcanzamos la cifra récord de 18 y medio millones de pasajeros que arribaron en más de 4 mil 600 barcos.

Con mucho orgullo puedo decir que Cozumel es el principal puerto de arribo de cruceros de México, el Caribe y el mundo.

Como parte esencial del cambio, la estrategia de diversificación económica pasa por el sur del estado, y especialmente por Chetumal.

En los primeros tres años de gobierno el número de pasajeros en el aeropuerto internacional de Chetumal se incrementó en un 79 por ciento.

Los visitantes de cruceros en Mahahual se incrementaron en un 80 por ciento, para hacerlo el segundo puerto de México.

El número de cuartos hoteleros construidos en Bacalar se ha duplicado.

La entrada de visitantes a las zonas arqueológicas del sur se incrementó en un 81 por ciento.

Y la ocupación hotelera sureña fue la que tuvo un mayor crecimiento en el estado.

¿Y cómo lo estamos logrando?

Trabajando unidos por una mayor promoción,

Revitalizando la infraestructura pública para dar valor a los atractivos turísticos y culturales.

Empecemos hablando de Chetumal.

En el mensaje de toma de protesta los convoqué a rescatar el orgullo de nuestra capital.

Hemos destinado más de 270 millones de pesos en sustituir las redes de agua potable, mejorar el drenaje sanitario y ampliar la capacidad de tratamiento de aguas residuales.

En el centro histórico, estamos invirtiendo más de 260 millones de pesos para reconstruir las vialidades del emblemático barrio bravo, para impulsarlo como una zona de restaurantes, de hoteles y de atractivos lúdicos que sumen al turismo.

Estamos pavimentando en casi toda la ciudad y vamos a mejorar el boulevard, construir la ciclopista y recuperar la biblioteca Rojo Gómez.

Al muelle fiscal de Chetumal, le dimos atractivos, lo dignificamos.

Ya se están iniciando los trabajos para el dragado del Canal de Zaragoza, el cual será otra fortaleza competitiva para el sur.

Y esta espectacular megaescultura, que en su nueva etapa será sede de la Secretaría de Turismo del gobierno federal y contará con atractivos turísticos de primer nivel.

Por primera vez, Chetumal tiene 4 vuelos que la comunican con la Ciudad de México y uno más con Guadalajara.

Hace unos meses celebramos el tour mundial de voleibol de playa 2018… el éxito obtenido generó la confianza para repetir la sede en 2019.

Además, fuimos sede principal de la olimpiada nacional y olimpiada juvenil 2019 con excelentes resultados.

Por último, el Parque Industrial con Recinto Fiscalizado Estratégico, atraerá nuevas inversiones y nos abrirá al comercio exterior, principalmente con Centroamérica.

Será fortalecido por el inicio de la zona libre anunciado por el gobierno federal para el próximo año.

Bacalar, dueño de una belleza excepcional, vive un crecimiento vertiginoso, que requiere ordenar.

Por eso apoyamos al municipio de Bacalar en la elaboración del Plan de Desarrollo Urbano y el Programa de Ordenamiento Territorial.

Seguiremos invirtiendo en ampliar la red de colectores de drenaje sanitario, dando prioridad a la zona urbana que rodea la laguna.

Nuestros municipios de José María Morelos, Felipe Carrillo Puerto y Tulum cuentan con una gran riqueza natural, cultural e histórica.

Para impulsar su desarrollo, apoyamos la creación de nuevos destinos y nuevas rutas turísticas, que ya generan ingresos y oportunidades en nuestros pueblos mayas.

Así lo hacemos con el nuevo destino turístico Maya ka´an, que vincula a las comunidades con la cadena de valor del turismo y que agrupa a 18 cooperativas que tienen actividades en 9 comunidades.

En el ámbito regional, nos sumamos al gran proyecto del tren maya.

Será un tren moderno, multimodal.

Representará un significativo detonante de los principales destinos arqueológicos como son Tulum, Cobá, Chacchoben, Kohunlich, Ichkabal, Dzibanché y Oxtankah, entre otros.

En los tiempos del cambio, el impulso a la zona sur también busca construir una zona rural competitiva que apuntale la diversificación productiva y genere oportunidades para la agricultura, la ganadería, la industria forestal, la apicultura, la pesca y acuacultura.

Construyendo más caminos sacacosechas, tecnificando y con apoyos a la comercialización, hemos incrementado su producción.

Alcanzamos el segundo lugar nacional en producción de pitahaya,

2º lugar en producción de chile habanero,

5º lugar en producción de piña,

6º lugar en producción de miel,

y 10º lugar en producción de caña de azúcar.

Ahora los productores quintanarroenses tienen más y mejores oportunidades,

Sus expectativas de diversificación crecen,

Sigue destacando el proyecto de reproducción de cocodrilos que agrupa a 12 ejidos con 19 lagunas,

Y el proyecto de miel de abeja melipona que ha elevado la producción en un 26 por ciento.

Estas acciones, sumadas a los apoyos a la creatividad de los artesanos, traen beneficios y mejoran la vida de las poblaciones rurales.

La futura central de abastos en Chetumal, tendrá un papel esencial en vincular la producción del campo con los compradores y consumidores.

La actividad forestal tiene un nuevo impulso con proyectos privados, que aprovechan terrenos impactados para desarrollar plantaciones comerciales.

Con más crecimiento económico para generar más oportunidades a nuestra gente, estos son los resultados del cambio.

El cambio exige crecer con orden, con criterios de sustentabilidad, lo que conlleva un reto monumental por los equilibrios que implica y los intereses que afecta.

Por un lado, un ecosistema frágil y único, fuertemente presionado por la actividad económica y la demanda social.

Por otro lado, la generación creciente de riqueza, principalmente asociada al aprovechamiento de los recursos naturales en la actividad turística.

La planeación del territorio es la herramienta que debe guiarnos.

Su estricta aplicación normativa por parte de los tres órdenes de gobierno, es la clave para alcanzar las metas.

Con esa estrategia, en lo social, avanzamos en la infraestructura de servicios para los ciudadanos.

En el trienio invertimos más de mil millones de pesos en agua potable, saneamiento y drenaje pluvial.

Beneficiando a un tercio de la población del estado y disminuyendo considerablemente la contaminación de los mantos freáticos.

Implementamos un amplio programa de obra pública en toda la geografía estatal, con una inversión de más de 2 mil millones de pesos.

Destaca en Chetumal el programa intenso de rehabilitación de calles.

En Bacalar la pavimentación de sus calles en la zona turística, en Benito Juárez estamos construyendo el parque Cancún y el rescate urbano en la zona del crucero.

Y en 65 pueblos rurales, beneficiamos a más de 30 mil habitantes con rehabilitación de vialidades, parques centrales, alumbrado público, espacios deportivos, así como la conexión a internet.

En la dimensión ambiental, dimos un gran paso con la nueva ley para la prevención, la gestión integral y economía circular del estado.

Esta ley promueve acciones para disminuir las afectaciones al medio ambiente, con la prohibición de bolsas plásticas, popotes y unicel.

Cumpliendo con mi compromiso hecho en campaña, sembramos en el mar, hemos cultivado más de 71 mil colonias de coral y seguiremos hasta cumplir la meta de casi 300 mil y además lo aseguramos contra fenómenos meteorológicos, con un esquema que nos hace los primeros y únicos en el mundo.

Un tema relevante es el arribo masivo del sargazo al Mar Caribe.

Lo que antes era un fenómeno periódico y casi imperceptible, ahora es recurrente y de grandes dimensiones.

Nuestros objetivos son claros: mantener limpias las playas, proteger los corales y darle un uso sustentable.

A la par del municipio de Puerto Morelos, establecimos un protocolo de atención que divide en 9 zonas el litoral costero.

La clave ha sido el trabajo en equipo.

Bajo la coordinación de la Secretaría de Marina Armada de México y de la mano de los presidentes municipales y la iniciativa privada, convocamos a los concesionarios, ocupantes de frentes de playa, autoridades federales y voluntarios de todas las edades.

Juntos articulamos estrategias para la contención y control del sargazo, a través de barreras flotantes, lanchas sargaceras, equipo especializado para limpieza sobre la arena y su disposición final.

También integramos a la comunidad científica en el Consejo Técnico asesor sobre sargazo, que unifica criterios y establece un plan de acción de manejo sustentable del sargazo en el Caribe Mexicano.

Convocamos al encuentro de alto nivel internacional para la atención de sargazo en la región, con asistencia de 13 países caribeños.

Como resultado de esta coordinación, cada día se controlan y confinan hasta 2 mil toneladas de sargazo.

Aún falta mucho, pero vamos en el camino correcto.

Por su respaldo, agradezco al Presidente de la República y al Secretario de Marina: gracias por su apoyo.

Especial reconocimiento merecen las autoridades municipales y sus equipos, por su liderazgo y conducción del proceso operativo.

Gracias presidentes.

Agradezco el esfuerzo de los casi 23 mil voluntarios de la sociedad civil, que participan en la limpieza de playas y de los científicos e investigadores.

Un agradecimiento también al grupo de empresarios hoteleros que nos han apoyado.

Entre todos somos un gran equipo.

Nuestras playas siguen siendo orgullo quintanarroense.

(pausa)

El cambio es cercanía, inclusión y oportunidades para todos.

Con el programa Juntos Avanzamos, llevamos al gobierno a toda la geografía del estado a través de audiencias públicas y de caravanas de servicios.

Ahí asisto personalmente a escuchar y resolver las necesidades de nuestras familias, buscando dar respuestas y soluciones inmediatas a las solicitudes.

No necesito intermediarios. Platicamos directamente.

Más de 140 mil quintanarroenses en los 11 municipios, han sido atendidos en estos programas.

La parte institucional más cercana a las familias es la mano sensible y generosa del Sistema DIF Quintana Roo.

Su trabajo para aliviar la carencia alimentaria es fundamental.

Nueve mil familias, reciben todos los meses alimentos para subsistir.

Son mil 776 familias más que en 2016.

Tan solo en este año entregamos más de 106 mil despensas.

En el marco del programa de los desayunos escolares, atendemos diariamente a más de 65 mil niños, en 259 comunidades.

En estos tres años hemos servido 11 millones 5oo mil desayunos.

Con nuestros adultos mayores y personas con discapacidad, trabajamos para una mayor inclusión con igualdad de oportunidades.

Ya tenemos 41 vehículos adaptados para cubrir la demanda de traslados de 11 mil personas con discapacidad, que acuden mensualmente a los centros de rehabilitación integral estatal, municipal y el Crit de Quintana Roo.

Permítanme hacer un alto para hacer un merecido reconocimiento a Gaby, por otro año de lucha en favor de las familias.

Como ella dice y dice bien, familias fuertes y unidas, hacen sociedades fuertes y unidas.

Muchas gracias Gaby, como persona, como esposa y como presidenta del DIF.

Agradezco tu dedicación y entrega para que la familia siga siendo el centro de la sociedad y de nuestro hogar.

Así mismo, felicito a todo el voluntariado y al equipo DIF por su dedicación y compromiso en este proyecto incluyente.

(pausa)

Para estar cerca de la gente, en sus necesidades más básicas y apremiantes, en materia de salud hemos orientado nuestras acciones hacia dos objetivos:

Por un lado, fortalecer la infraestructura hospitalaria y por el otro, que los servicios de salud lleguen a todos los rincones del estado.

Con una inversión de 448 millones de pesos construimos, rehabilitamos y dimos mantenimiento a hospitales, clínicas y centros de salud.

De igual forma, se invirtieron 141 millones de pesos en el equipamiento de 9 hospitales,

Adquirimos 33 nuevas ambulancias.

Especial mención merece el Hospital General Kumate de Cancún.

Puesto en marcha en el primer año de gobierno, que ofrece servicios médicos especializados en toda la zona norte del estado.

Hemos invertido hasta ahora, 565 millones de pesos en la construcción y equipamiento del Hospital Oncológico de Alta Especialidad en Chetumal, el cual iniciará operaciones en los primeros meses del próximo año.

Adicionalmente, con la construcción de un nuevo centro de salud en el fraccionamiento Caribe y otro en el fraccionamiento Las Américas, más familias en Chetumal reciben atención médica sin la necesidad de trasladarse a otras ciudades.

Se invirtieron en Chetumal casi 50 millones de pesos en la construcción y equipamiento del Hospital General y el Materno Infantil Morelos, para fortalecer la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, así como el servicio de radiología e imagen y el cambio de todo el equipo de hospitalización.

Eso mismo estamos haciendo en todos los municipios del estado.

Un capítulo pendiente es la ampliación del Hospital de Playa del Carmen, que fue construido hace apenas 8 años con planes de servir para 20 y hoy, ya está rebasado.

En esa misma situación se encuentran los hospitales de Tulum y Nicolás Bravo, los cuales ya se encuentran terminados pero pendientes de equipamiento y operación.

Hemos atendido el rezago quirúrgico mediante las “jornadas de cirugías extramuros”, que le han cambiado la vida a más de 4 mil 500 familias.

Y el “programa Médico en tu Casa” que da consulta a más de 126 mil personas en situación vulnerable de 5 municipios.

Una demanda desde el inicio de nuestro gobierno ha sido el abasto de medicamentos.

En el tercer año de gobierno invertimos más de 780 millones de pesos para garantizar el abasto de medicamentos y material de curación.

Con mucho esfuerzo logramos alcanzar hasta un 90 por ciento de abasto.

Para una mayor atención a los pacientes, contratamos a 400 médicos y enfermeras en los hospitales generales y centros de salud del estado.

Estamos conscientes de que los esfuerzos realizados no son suficientes, que las carencias son muchas, las demandas nos rebasan y el presupuesto es insuficiente.

A pesar de ello, nuestra voluntad de cambio y de construir un Quintana Roo más igualitario, nos impide bajar los brazos y nos compromete a redoblar esfuerzos.

Un gobierno cercano, enfocado a abatir el hambre, a atender a los más vulnerables y a ofrecer servicios de salud de calidad, son resultados del cambio!

(pausa)

Una de las demandas más sentidas de nuestras familias es la de contar con una vivienda digna.

Que les dé certeza de tener un espacio propio donde instalar su hogar.

El mejoramiento de mil 700 viviendas beneficiadas con piso firme, más las 9 mil estufas ecológicas entregadas en localidades rurales, ha permitido elevar la calidad de vida de familias vulnerables y les aseguro, que esa lucha no se detiene aquí.

Tengo un total compromiso con la certeza patrimonial de la familias que por años han esperado las escrituras de su hogar.

Ya hemos entregado más de 4 mil títulos de propiedad en 8 municipios, teniendo como meta el llegar a 12 mil 400 predios.

De igual manera, con el programa de regularización se han beneficiado las primeras dos mil familias de una meta de 8 mil.

Aún falta mucho, pero avanzamos con paso firme.

(pausa)

Estamos conscientes que la única forma de salir de nuestros rezagos, de reducir las brechas que nos separan y de lograr una inclusión plena de nuestra sociedad, es con educación,

Con más y más educación.

Desde el inicio, hemos apostado a incrementar su calidad, a mejorar la infraestructura y a la formación profesional docente.

En estos tres años de gobierno, con una inversión histórica de casi 2 mil 500 millones de pesos:

Se capacitaron a 15 mil 800 docentes,

Se construyeron 22 nuevas escuelas,

925 planteles fueron rehabilitados,

Se construyeron 534 aulas y anexos.

Destacan las obras en el campus de la Uqroo de Cancún.

El campo de futbol del Cebtis en Chetumal.

La pista de tartán de la Uqroo en Chetumal.

El centro de información, laboratorio y talleres en la Universidad Politécnica de Bacalar.

La construcción del plantel Conalep en la comunidad de Álvaro Obregón.

Y la construcción del plantel del Bachillerato Tecnológico Agropecuario de Dziuché.

Por tercer ciclo escolar consecutivo, se dotaron de uniformes gratuitos a todos los alumnos de preescolar, primaria general, indígena, migrantes, telesecundaria y Conafe.

Y mochilas y útiles escolares a todos los alumnos de primaria general, e indígena.

Nos complace anunciar que, gracias a la Prepa Modular, que es un modelo único en el país y a la Prepa en Línea, logramos ampliar la cobertura en educación media superior a un 83.2 por ciento, y no pararemos hasta alcanzar el 100 por ciento.

Con mayor educación de calidad y con apoyos en la vivienda, disminuimos la desigualdad que nos separa. Éstos, son los resultados del cambio!

(pausa)

El deporte es un elemento indispensable de cohesión, prevención y encuentro social.

Al inicio de esta administración, nuestros deportistas no tenían instalaciones dignas, entrenaban con lo mínimo indispensable.

por ello, trabajamos en recuperar y mejorar las instalaciones deportivas, entre las cuales destacan:

En Chetumal:
El Centro de Alto Rendimiento,
La Unidad Deportiva Bicentenario,
La Unidad Deportiva José Guadalupe Romero Molina,
El Palacio de los Deportes,
y la fosa de clavados.

En cancún:
El Centro de Alto Rendimiento
y la alberca olímpica.

y en el resto del estado:
5 centros de formación deportiva,
96 domos deportivos,
5 gimnasios al aire libre.

En 2016, sólo se entregaban 121 becas a nuestros atletas y no se reconocía el esfuerzo de los entrenadores.

En 2019 estamos entregando 402 becas y estímulos económicos a atletas y 53 para entrenadores un 276% más que al inicio de esta administración.

El esfuerzo tuvo sus frutos.

2019 ha sido un año histórico para el deporte quintanarroense.

En la Olimpiada Nacional, nuestros deportistas se posicionaron en el quinto lugar del ranking,

Un logro nunca antes visto.

Los jóvenes atletas que nos representaron en la Olimpiada Juvenil, obtuvieron otro resultado histórico al alcanzar el 8º lugar.

Muchas felicidades a nuestros atletas y nuestros entrenadores.

Estamos orgullosos de todos ustedes.

Con más deporte al alcance de nuestra niñez y juventud, éstos, ¡son los resultados del cambio!
(pausa)

Las mujeres en Quintana Roo son nuestro mayor activo.

Reconocemos su valor y sus roles ejemplares en todos los ámbitos de nuestra cotidianidad.

Por ello creo firmemente en la equidad de género.

Y debemos trabajar muy unidos para fortalecerla.

Por ello no hemos parado en promover la defensa de sus derechos humanos, en que se les brinde la igualdad de oportunidades, con programas de apoyo social, acciones de prevención de la violencia de género, así como orientación jurídica gratuita y terapias psicológicas.

Hemos incorporado refugios y albergues para brindar alojamiento y protección temporal para mujeres en situación de violencia extrema y 8 unidades de atención especializada para atender violencia de género y prevenir el abuso sexual infantil.

Ideamos mecanismos como la aplicación móvil gratuita “No estoy sola”, que avisa de situaciones de emergencia vía un teléfono inteligente; con el funcionamiento del “Taxi naranja”, que cuenta con localizador GPS y cámaras interiores para garantizar un transporte seguro, con la campaña corazón azul para proteger y ayudar a víctimas de trata.

Y con la instalación del Comité Estatal de Atención a la Violencia Contra las Mujeres, estamos implementando un marco de contención institucional.

La seriedad con que hemos abordado el problema ha arrojado resultados que contrastan notoriamente contra la indiferencia y falta de respuestas en el pasado.

Hoy en Quintana Roo, una mujer cuenta con mecanismos legales para ser atendida, escuchada, protegida.

Su denuncia cuenta con un seguimiento instrumental que las atiende, las protege, hay detenciones y castigo a los culpables.

Hay números muy representativos que marcan este cambio de actitud.

Sólo para tener referente, en 2015 se iniciaron 670 averiguaciones previas y sólo se pudieron llevar a proceso ante los jueces a 25.

En esta administración
• hemos atendido a un total de 37 mil 167 mujeres,
• se iniciaron 16 mil 629 procesos,
• se dictaron 9 mil 849 órdenes de protección,
• se solicitaron 319 órdenes de aprehensión,
• 475 vinculaciones a proceso,
• se emitieron 178 sentencias
• y por primera vez en la historia, 10 sentencias fueron por feminicidio.

Quiero ser enfático. Hoy en Quintana Roo, en temas de acoso, abuso, maltrato y violencia de género, ¡quien la hace, la paga!

Para la superación de las mujeres, promovimos importantes programas.

Tal es el caso del crédito a la palabra, que fortalece la autonomía económica de casi 8 mil mujeres, disminuyendo su vulnerabilidad y fomentando su condición de autosuficiencia.

Pero aún falta mucho por hacer en temas como la educación de los varones, capacitación, oportunidades de empleo con igualdad de circunstancias y de salarios y la protección de su integridad física.

Convoco a todas y a todos a combatir enérgicamente la violencia contra las mujeres, a denunciar.

Giro instrucciones al gabinete para fortalecer el programa de atención a la violencia de género y poner en perspectiva la importancia esencial que tienen las mujeres en Quintana Roo.

Vamos a demostrar que en Quintana Roo las mujeres cuentan y cuentan mucho.

(sello)
La seguridad y la lucha contra la violencia son dos de las demandas más grandes de los quintanarroenses.

Podemos decir que los indicadores delictivos registran datos con una tendencia por debajo a los registrados en meses anteriores, parece una buena noticia… pero para mí… es insuficiente…

Decirles que el delito de homicidio doloso se redujo un 36 por ciento en el primer semestre de 2019…

Para mí, también es insuficiente…

Y que el robo a negocio con violencia, se redujo 28.6 por ciento… y que se redujeron los delitos de robo de vehículo con violencia en un 33.3 por ciento…

Yambién es insuficiente…

Todos los datos que hoy puedo compartirles, todavía son insuficientes.
Que un solo habitante de esta tierra padezca la inseguridad, oscurece nuestros resultados.

Y nos emplaza a redoblar nuestros esfuerzos y trabajar, todos unidos, para hacer más.

Todos con un solo objetivo…

Recuperar la tranquilidad de los quintanarroenses.

En los últimos años, en México y lamentablemente en Quintana Roo, los delitos y la violencia se han incrementado, generando dinámicas complejas.

Se ha roto la paz social, el tejido familiar.

Se han afectado negocios y actividades comerciales y, lo más triste, se ha perdido la confianza en las autoridades encargadas de la seguridad pública.

La falta de oportunidades, educación y la falta de alternativas en materia de desarrollo social y económico, han hecho que jóvenes, adolescentes y niños se conviertan en carne de cañón para la delincuencia.

Y también, debemos reconocer que la inseguridad que se ha desbordado, corresponde a los coletazos de una plaza que había sido vendida a grupos violentos que operaban con toda impunidad en el estado a cambio de favores políticos.

Vale la pena mencionar que 9 de cada 10 homicidios se dan entre grupos de la delincuencia organizada.

Por primera vez en muchos años, tenemos una estrategia para abordar estos temas y aunque las percepciones puedan verse diferentes, esta estrategia está funcionando.

Nuestra visión en el combate contra la inseguridad la hemos centrado desde un enfoque dual basado tanto en los efectos como en las causas del delito.

Es tan importante contar con estrategias de reacción, policía, inteligencia, tecnología y control y, como ir a la raíz del problema y atender los factores de riesgo.

En los tres años de mi gobierno nos hemos empeñado en lograr que los elementos policiales cuenten con mejores remuneraciones, con más capacitación y empatía, con el equipamiento necesario para el desarrollo de sus funciones y así brindar una mayor seguridad ciudadana.

Para ello hemos adquirido equipo de protección y seguridad: uniformes, armamento, patrullas y cuatrimotos, y radiocomunicación por más de 580 millones de pesos.

Mediante el uso de tecnología, datos duros y diferentes estrategias, estamos generando un esquema de mapeo que nos permite diseñar programas focalizados en cada región, para atender necesidades puntuales con la mayor eficacia posible.

Se han invertido 71 millones de pesos en infraestructura de vigilancia y respuesta policial, que se fortalece con las bases de operaciones instaladas en los municipios de Benito Juárez, Cozumel, Solidaridad y Tulum.
Aunado a ello, se instaló el módulo de control de seguridad en la entrada de Chetumal, la modernización de la academia estatal de seguridad pública y los sistemas de cámaras de video vigilancia.

Se capacitaron a nuestras fuerzas de seguridad policiales estatales y municipales con cursos integrales de formación.

Apoyamos a los municipios del estado con nuevas unidades vehiculares y hemos financiando la construcción de la brigada de policía militar en la zona norte, marcando una presencia por toda nuestra región.

Así mismo, instalamos en Cancún 964 cámaras modernas que permiten vigilar mejor la ciudad y seguimos trabajando en la instrumentación de un moderno centro de comunicación (c5).

Y finalmente, establecimos el Mando Único e incrementamos nuestra policía, ubicándola en toda la geografía del estado donde antes no estaba, dotándolas de equipamiento, capacitándolas en el amplio respeto de la procuración de justicia y los derechos humanos.

Se trata de entender que la seguridad es un proyecto común, de desarrollo comunitario y social, que requiere de participación de todos para dignificarlo, cuidarlo y conservarlo y que debe así mismo, contar con un espacio territorial y en este caso ambiental para llevarlo a cabo.

Tenemos claro que cuando la comunidad participa, la legalidad se arraiga y la seguridad perdura.

Porque se trata de combatir la violencia y el delito con una visión integral, donde sí debemos afrontar los problemas que nos aquejan hoy, pero también tenemos que cerrar el paso a la delincuencia a través de la apertura y acercamiento de oportunidades para el desarrollo individual, familiar y colectivo.

Porque es ahí donde todos los días se construyen entornos más seguros, a partir de la confianza mutua, la tolerancia y el respeto.

Estamos trabajando en un modelo de prevención apuntalado de la mano de la sociedad, con el objetivo de aumentar las capacidades locales para disminuir la inseguridad y fortalecer el tejido social a partir de la cultura de la legalidad.

En esta tarea comunitaria que debería también incorporarse en la agenda social de cada municipio, necesitamos tener acceso a espacios públicos más adecuados, que brindemos actividades culturales, deportivas y productivas en todos los rincones y en especial en aquellos lugares que queremos mantener a nuestros jóvenes en sano desarrollo y alejarlos del crimen.

Porque la violencia y la inseguridad no constituyen un fenómeno asociado únicamente a la actividad del crimen organizado, detrás de ella se encuentran factores como la violencia familiar, la ocupación irregular del espacio urbano, el aprovechamiento de las áreas públicas con fines de lucro, el deterioro de los barrios, la necesidad de vivienda, la distribución desigual de los servicios públicos, la falta de infraestructura comunitaria, la especulación del suelo urbano, el transporte público ineficiente e inseguro, la informalidad económica y el crecimiento de grupos con un fuerte déficit social, emocional y afectivo, entre muchos otros.

Porque erradicar la violencia y el delito es una tarea que va más allá de lo inmediato y exige transformar el entorno y las prácticas que los generan.

Lo repito, estamos enfrentando este problema.

Tengan la certeza de que vamos a agotar todas las vías que sean necesarias para lograrlo.

A lo único que no vamos a estar dispuestos, es a permitir que la violencia siga haciendo de las suyas en nuestro estado, porque la seguridad tiene que volver a las calles de nuestras ciudades y tiene que volver a todos los rincones de Quintana Roo.

(cierre)

Estos cambios profundos que hemos ido detallando a lo largo de este informe, tienen un solo objetivo: “nunca más, volver atrás”

Porque el cambio significa sumar voluntades, perseverancia y derrotar el inmovilismo con el compromiso activo de la sociedad.

Porque ningún dirigente, ningún gobernante, por más capaz que sea, puede cambiar las cosas si no hay una ciudadanía dispuesta a participar activamente en este cambio.

Y juntos lo hemos logrado.

Es por ello que expreso mi profundo agradecimiento y reconocimiento a todos los quintanarroenses con quienes estamos convirtiendo en realidades las metas que nos propusimos.

Entendamos que nuestro tiempo es hoy y no podemos permitir que la resignación y el miedo le ganen a la esperanza.

Yo soy el primero desde mi propia autocrítica, en reconocer lo que han sido estos tres años, y me hago cargo de ello, pero estoy seguro que ésta es la generación que, con valentía y coraje, decidió encarar lo que nunca se había hecho en Quintana Roo: una reforma profunda y un cambio de verdad en la manera de gobernar en nuestro estado.

Me asiste como Gobernador la profunda convicción de que los quintanarroenses requieren encontrar soluciones a los problemas que nos aquejan, especialmente aquellos que afectan a los más necesitados.

Hemos regalado varios años al prebendarismo y a la avaricia extrema de unos pocos.

Y nuestra democracia con los procesos electorales de los últimos dos años, ha abierto una nueva etapa política de México y de nuestro estado.

Los mexicanos y los quintanarroenses manifestaron su deseo de impulsar la transformación que se reclama y sólo a través de la consolidación y funcionamiento de nuestra democracia podremos solucionar problemas no resueltos, corregir errores y alcanzar mayores espacios de libertad y de bienestar.

Ganó nuevamente quien tenía que ganar y así lo decidió el ciudadano.

Y esa realidad simplemente se reduce en una sola palabra: democracia.

Porque en estos tres años se acabaron los acuerdos oscuros, la manipulación política de las instituciones o los pactos a espaldas de la sociedad.

Prueba de ello es que, en este último año transcurrió otro nuevo proceso electoral en total transparencia y legalidad.

Ya lo dijo públicamente y nos lo agradeció el presidente López Obrador, indicando que el gobierno no metió la mano, ni intervino en los procesos electorales ocurridos durante los últimos dos años en nuestro estado.

Hoy, siete corrientes políticas diferentes gobiernan en Quintana roo y la alternancia no tiene por qué afectar a los consensos básicos que se refieren a su desarrollo y crecimiento, al funcionamiento del estado de derecho, a la solidaridad social, territorial y ambiental y a la lucha contra la inseguridad.

Y es en estas áreas fundamentales para nuestro futuro, que necesitamos trabajar entre todos mucho más, para lograr un gran acuerdo superador de mezquindades, que beneficie al conjunto de valores que compartimos todos los quintanarroenses.

Porque nuestra mirada debe estar puesta en el mañana. Un mañana más próspero, más justo, más igualitario, más participativo, más solidario y más incluyente.

Sabemos que no vamos a resolver todos los problemas, pero todos los días estamos dando un paso adelante, un gran paso, porque este es un gobierno que, junto a todos ustedes, está logrando la unión de lo desunido y que va a derrotar de raíz la impunidad, porque nuevamente lo digo ¡quien la hace la paga!

Y en esta tarea colectiva, quiero destacar el importante papel que tiene cada quintanarroense en este proceso democrático nunca visto en el estado.

Ustedes son la expresión que da legitimidad a nuestro trabajo y a la gobernabilidad.

Entre todos, no importa el color político o partidario, vamos a seguir trabajando y avanzando juntos para resolver nuestros problemas y necesidades.

No importa que hoy gobierne uno y mañana sea otro, eso lo deciden ustedes.

Lo importante es que al que no le toca gobernar, pueda cumplir con la tarea de control que le corresponde a la oposición.

Pero también a esa tarea de control, debe sumarse un espacio generador de ideas, que salga de la crítica destructiva para convertirse en una oposición constructiva.

Que, con los matices que sean necesarios, exprese realmente las posiciones que tenemos ante las realidades que nos aquejan, porque ese debate, esa deliberación, le hace mucha falta a nuestro estado.

Con el gobierno federal, estamos cumpliendo el compromiso que simboliza el nuevo camino por el que está transitando México y refrendamos el propósito decidido de cooperar en la misión de trabajar juntos el mayor proyecto del bien común que puede plantearse nuestra república.

Por eso lo he señalado en varias oportunidades.

La transformación es una responsabilidad que debemos asumir todos y entre todos.

Aquí no hay otro espacio que el de trabajar de la mano.

Las relaciones entre el gobierno de México y el de Quintana Roo son y seguirán siendo muy buenas y no hay nada que nos impida afianzar una alianza permanente para avanzar en el bienestar de nuestra gente con respuestas concretas y resultados.

Y estoy convencido de que vamos a lograrlo, porque todo lo que hemos hecho juntos en estos tres años es una muestra, lo repito, de que vamos por el camino correcto.

Sabemos que no es una tarea fácil, pero en Quintana Roo se acabó hace tiempo el autoritarismo y la represión.

Nuestro rumbo continúa firme como desde el primer día: ser una administración cercana a la gente, incluyente, plural, democrática y transparente, donde ustedes son nuestra prioridad, promoviendo un desarrollo sustentable, su protección y su participación que generen oportunidades para todos.

Estoy más que consciente que no espero el aplauso fácil ni el elogio oportunista.

Seguiré actuando con prudencia, humildad y responsabilidad, sin creerme depositario exclusivo de la verdad, porque en estos tiempos no hay espacio para la soberbia.

Deseamos el balance maduro y la crítica seria, porque estamos encarando los cambios con decisión y coraje.

Avanzando sin pausas y sin depositar la confianza en soluciones mágicas, ni en genialidades aisladas.

La política no es una competencia para ver quién tiene el ego más grande.

La política es la suma de voluntades de un trabajo en equipo que da frutos y resultados.

Porque para construir juntos no hace falta que dejemos de lado nuestras ideas y pensamientos.

Todas ellas las tenemos que poner al servicio de un proyecto común donde el diálogo construya consensos.

Entendamos que peleándonos perdemos todos y los tiempos electorales los marca la ley, no las apetencias personales y los grupos de presión.

Es hermoso poder pensar diferente y sabemos cuál fue el precio de pensar diferente en otros tiempos.

Por ello convoco nuevamente a que predomine la discusión de las ideas y los resultados y no la confrontación, porque el rumor y las especulaciones dañan al gobierno, a la sociedad y sobre todo a una ciudadanía que está harta de los ejemplos que le damos.

Debatamos, con altura, con nivel, con propiedad, con dignidad intelectual, para que los quintanarroenses empiecen a sentirse orgullosos de sus dirigentes.

Una vez más convoco que nadie se quede fuera ni a sentirse excluido ni relegado, porque todos estamos convocados.

¡Porque juntos fijamos este rumbo hace tres años y juntos hemos llegado hasta aquí!

Sabemos que nos falta mucho, y que los éxitos no son sinónimos de victoria;

Que aún hay una lucha de todos los días, de todas las horas y por muchos años.

Y parafraseando ese sabio poema les digo:

“No importa cuán estrecho sea el camino, ni cuán cargado de castigos sea el viaje”, “hoy somos los dueños de nuestro destino y amos de nuestra libertad” contra viento y marea

¡Estos son los resultados del cambio!